Blogia

Qui potest capere, capiat

Cinetosis I

Cinetosis I

Beber un café cortado y fumar un pito, es una combinación ganadora, sobretodo en los quehaceres domésticos tales como: hacer aseo, escribir algo, pintar, cocinar, lavar y tender ropa, pero no para ir al baño, porque es como cagar en un ascensor. 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Desprecio

Desprecio

Esa noche sería la noche más hermosa de todas...
Lo que aquí se vive es algo que viajará hasta el último rincón del universo, como una energía que viaja, trasmitiendo conversaciones, risas, llantos, trasmitiendo sudor, frío y oscuridad, trasmitiendo alegría e inquietud…
Fueron las últimas palabras de nuestro joven protagonista, “te amo”…
Eres una enfermera que está harta de su vida, sin pretendientes y con muy malos hábitos de vida, una enfermera que no sabía que odiaba su vida…
en un sagrado esfuerzo por aferrarse a sus antiguas creencias, lo único que la ataba a su infancia, y a lo que recordaba de cuando fue feliz, en ese intento desesperado pidió un milagro… pidió encontrar luego a su primer amor…
Ese día nuestra joven enfermera viajaba de retorno a su casa atorada en un tráfico horrible que sólo le recordaba su soledad y su frustración, cosa que reflejaba con malos gestos y bocinazos cada vez que se detenía…
Eres un viejo amargado, que odia su vida desde un tiempo que no recuerdas, has golpeado innumerables veces a tus hijos, de los cuales piensas aun así fueron malcriados… ellos te odian dentro de su miseria… tu esposa te sigue esperando en las noches con una mala cara, no le gusta que bebas, porque te pones “violento”, según ella…
Estás arto de tu vida, siempre tener que levantarte temprano a atender ese quiosco, para vender unos cuantos diarios, cigarrillos sueltos y un par de golosinas…todos los días del año…, que nadie te vea a la cara todas esas horas. Caras que tampoco quieres ver, sólo te sientas a ver tu teleserie mientras pasan las horas…
Ese día saliste a oscuras a tu esquina del centro, y cuando te despediste de tu esposa la miraste con desprecio y la encontraste muy vieja y fea, ya no es lo que era… Ese día estuviste todo el día pensando en ella…
“que pena me da saber que al final de este amor ya no queda nada,
sólo una triste canción,
da vueltas por mi guitarra”
… tocó la radio justo antes que la apagaras para ver la teleserie cuando…

Eres un joven repartidor de pizzas, que has gastado tu vida entera en nada, que ahora se ve en ese trabajo porque dejaste la universidad, que trabaja porque tiene un hijo, eres un joven que ya no ve a su mujer, que ya no es su mujer, eres un joven que tuvo muchos sueños, sueños que fueron muy prematuros, sueños que fueron abortados en contra de su voluntad…

Ese día cuando te despediste de ella con un beso muy cercano a sus labios, sonriente, (la mujer que ya no es tu mujer), y sólo pensaste que no te gusta estar solo, que quieres a alguien a tu lado, que estás cojo…
Cuando nuestro joven se dirigía a hacer una entrega de una pizza, puso las llaves en la moto y se tomó un segundo, lo sintió diferente…

el viento te sacude y enfría tu cuerpo, te gusta esa sensación, especialmente días como estos, tu casco lo sientes cómodo y sabes exactamente dónde ir… ya son las últimas horas de sol, plena hora pick de verano, el tráfico es insoportable, pero te sabes los atajos de memoria…
Cuando empezaste en ese trabajo estabas feliz de tener una fuente de ingreso, sentías orgullo…
Ahora lo odias, porque no valió la pena,… desde hace un rato que deseas en secreto, que cosas malas te sucedan, sólo por llamar la atención… para decir, estoy aquí…
Pero nada.
Ese día tomaste el atajo correspondiente y un automovilista, de esos que piensan que la luz amarilla es para acelerar y no para detenerse (de esos que se meten con una mujer comprometida por mero capricho), avanzó y sólo viste unas luces que te hicieron ver todo negro…
Un automovilista que no tiene nada que ver con esta historia…
Justo en esa esquina, desde tu quiosco sentiste un choque muy cerca.
Estás harta de las luces rojas y justo te toca una, y en el preciso momento en que ibas a putear, antes de eso avanzó el que está adelante tuyo y lo vez estrellarse con una moto.
Cuando sentiste ese “chancacazo” te levantaste rápido para ver… sólo vez humo y chatarra, en el suelo alguien inmóvil…
Después de un momento vez el cielo en pleno arrebol y una mujer hablándote, pero no puedes escucharla, solo le vez mover la boca y balbucear… ¿qué pasó? ¿Dónde estoy? Te preguntaste…
Tu eres enfermera, sabes que hacer, pero ¿por qué tengo las piernas y los brazos paralizados? Pensaste cuando volviste en ti…
Después de titubear unos segundos corriste a ver aquél joven tendido en el suelo, por entre las nieblas vez a una mujer bajarse de un auto y correr hacia el joven…
¿Quiénes son estas personas?, pensaste mientras no podías moverte…
Tratas de tranquilizarte y darle el peso a la situación, y para no caer en desesperación te acordaste de ese barco que usaste en tus fantasías, surcando los mares agitados, en plena tormenta pescando y amando cada momento en tanta adrenalina, te acordaste de lo mucho que querías escapar por un respiro así…
Tu sabes qué hacer, lo examinas y le preguntas quién es, pero no puede responder, tratas de buscar sangre para ver las heridas, aunque sabías que era peor que eso…tocas la parte superior de tu espalda y sientes tus dedos húmedos, los miras y es sangre…

Antes de darte cuenta de lo que pasaba, la mujer que se acercó al joven te dijo que llamaras a la ambulancia. Sin pensarlo dos veces corres de nuevo a tu quiosco, y los llamas.
En ese momento te das cuenta que si le sacas el casco a ese joven que aún respiraba dejaría de hacerlo, se ha roto el cráneo, y el casco lo mantiene vivo.
Nuestro joven protagonista recobra la cordura por un instante, y escucha las palabras de la mujer que le gritaba, ¿Cómo te llamas? Tranquilo.-insistía ella…
¿Quién soy?-retumbó esa pregunta al mismo tiempo que sentiste el frío que hacía…
¿Está bien mijita?.- preguntó el viejo a la mujer, asumiendo que ella estaba más enterada que él con respecto al joven-ya los llamé.- continuó…
Oh mierda, tuve un accidente.-pensaste mientras veías a aquella hermosa mujer.
Soy “tanto” (pues el nombre no tiene importancia alguna a nuestra historia)… al decir eso, te acordaste de tu padre, y luego casi instantáneamente de tu madre… la viste llorar, quisiste llamarla… quisiste verla, y también quisiste no verla llorar…

Está mal,- le respondiste al viejo, miraste tu auto y viste que seguía allí… te volteaste a mirar al joven y él te miraba, estaba consiente…
Viste a la mujer mirarte con una especial dulzura y de inmediato de acordaste de la mujer que ya no es tu mujer, te sonreía con mucha pena, pero fuiste feliz, te acordaste de esos bellos momentos que pasaste con ella, de vivir esas experiencias de ser ambos padres primerizos, de no saber cómo hacer dormir a la guagua, de esas noches de desvelos, de conversaciones y debates entre ellas, de tantas noches de sonrisas y sueños que se tejían en común, de anhelar ver a tu hijo jugando contento en el jardín de su propia casa, no en las de sus abuelos…

Te acordaste de esas tantas noches que hablaron hasta las lágrimas y prometerse amor eterno, y mientras veías a aquella mujer desviar la mirada para ver si venía alguien, te dabas cuenta que no era ella, que era una extraña…
Pasaste un rato tratando de calmarlo, y al mirar la cara del viejo que estaba de rodillas al lado tuyo, te diste cuenta que era muy tarde, que el cielo ya era de otro color, un color oscuro,
Te acuerdas de ella, y sabes que no está ahí contigo, que no ha estado ahí desde hace mucho tiempo, que ella está con otro ahora, otro que le habla y la escucha, que la hace reír y teje sus propios sueños, te da rabia de hecho. Te acuerdas de ese mal hombre que sabía dónde se estaba metiendo, al que juraste golpear el día que vieras, el hombre por el que ella ya no te miró con los mismos ojos…
El joven tumbado en el suelo quiso levantarse, y al ver la reacción de la mujer, lo sujetaste, como ayudándola a que se quedara en el piso… tranquilo mijito, todo va a salir bien.- le dijiste mientras te miraba a través del casco trizado, con una mirada que no viste pero sentiste bien adentro…
Cuando luchaste por pararte y no te dejaron, se te pasó la rabia y entró el desconsuelo, ¿Cuánto tiempo llevabas en el suelo? Sentiste mucho frío… y cuando la mujer te preguntó si quieres llamar a alguien mostrándote su teléfono, viste que ya era muy de noche, que se asomaba la luna por entre las nubes. Y te dio pena, sabías a quien llamar. En ese mismo momento viste a la mujer que tuvo que haber sido tu mujer, te acordaste de todo este tiempo que la odiaste por dejarte, y te sentiste culpable de sus lágrimas inocentes al saber lo que te pasó…
El joven se puso a llorar y no entendías lo que te respondía, sólo balbuceaba al compás que el viejo se paraba pálido a cerrar su quiosco y perderse por entre las negruras de la noche, ya se habían ido los demás curiosos (hace rato…).
Quisiste besarla y pedirle perdón.
Cuando la mujer sacó su teléfono, él la miro y como pudo dio el número de teléfono, al presionar marcar, él escuchó el tono de marcado por una vez y colgó, le dijo “te amo“ a la mujer y pensó en su hijo antes de cerrar los ojos…

Algo incómodo.

Algo incómodo.

Solo en medio de la noche, con el sudor en el ollo, despues de 3 cervezas y un caño, listo para la casa, casco, guantes, luces y el pendrive... iba viajando de la pega a mi casa, tipin 04:15 am... todo tranquilo, yo zigzageaba un poquitin chibirinbombin, pero era un detalle menor, estaba un poco enrabiado y hasta descilucionado por muchas cosas de ese día... pero ya terminé de trabajar y ahora estoy listo para el sobre...eso es lo que pensaba, y en mis vacaciones, por eso hacía turnos extras, como ese día.
Justo cuando iba llegando a walker martinez con colombia, sentí a lo lejos a pesar de estar escuchando música, un auto viniendo a gran velocidad, lo veo bajando por walker y dobla hacia mi dirección, era un lada del año del pico, plomo y con las luces apagadas... dobla hacia mi y yo solo pensé " csm ", se escuchó una chantada y yo solo pude tirarme a la derecha con la bici... el qliao me pegó en la rueda de atrás, pero fue solo un toponcito, no me botó...
Quedo de pié mirándolo perderse por froilan roa.... sin parar ni disminuir la velocidad.....
Me devolví contento a mi casa porque no me pasó nada, pero al mismo tiempo me ensombrecí por dentro al ver a lo que llegaba, la misma wea de siempre.

volví

volví

hola :)

Pero no

Pero no

Fue cuando la perdí, que me di cuenta que algo no estaba bien, no haberla perdido precisamente, es más, tiene perfecta lógica.

 

No recuerdo en que momento preciso fue, pero en algún rincón de este vasto mundo, infinito de posibilidades, fue que miré el cielo con particular asombro, no había absolutamente nada que no hubiera visto antes, la Luna y las Estrellas rebosantes de energía me devolvieron la mirada, y entre tanta retórica, un día me respondieron, y ese día fue el último día de vida que tuve, algo en mi murió, un pantallazo entre báltica, santa helena y marihuana, me hizo quedarme dormido, como encantado por Hipnos, hermano de Thanatos, fue que dejé de funcionar, y otro vino y tomó mi lugar, y el cielo ya nunca más fue cielo, sino un hoyo, que permanece infinito, y que espera a que me descuide para absorberme en su increíble extensión, y como magnetismo de polos opuestos que,  desde aquél día, siento vértigo con tan sólo alzar la mirada.

 

Se imaginan qué clase de hombre se transforma uno?

Es que quisiera escribir todo eso pendiente, no por el afán-y en esto debo insistir- de ser leído, ni tampoco como cual borracho responsable, con obligaciones y deberes, cuando no se puede la raja y un ojo simplemente se descarriló,  titubeante de si seguir respirando esa atmósfera llena de trivialidades, cuando el intelecto ya está adormecido por esa cosa que nos entregan los sentidos, experiencias de uno y de otro, abusar de las comas, y los conectores, hablar sin decir mucho y desprenderse de ese sarcasmo semántico del cual algunos nos apoyamos para no decir nada realmente , aquél borracho del que les hablé una vez, no hace mucho, decide abrazar la taza del wáter, mirarla con nostalgia, luego de un par de minutos meterse el dedo en la boca para vomitar todo ese contenido que se acumuló como un mal feng shui, enredaderas de energías que se tumorizan, para tener un mejor despertar y seguir funcionando. No, no escribo con ese anhelo de poder hacer caso omiso al estado, que se ha vuelto una inmanencia, sino simplemente porque a veces uno necesita vomitar para poder seguir tomando, uno necesita saber que el poso no tiene fondo, porque esparcirse los sesos con el piso, es un final que todos deseamos, pero que evadimos.

Ahora que me atrevo a enfrentarme al teclado y la pantalla, tal creo que debería empezar a escribir sobre mi vida, y tal vez, pueda ejercer una deconstrucción tal, que al poner punto final pueda no sólo cambiar el curso de esta historia, sino también lo que unos llaman realidad. realidad entendida como el suelo que raspa las rodillas, sobre el que crecen las flores y donde enterramos a los nuestros, realidad como algo con lo que chocamos y bailamos, lo demás, arriba, las nubes el sol y todas esas atrocidades y fantasías, allá se quedarán, esperando que caigamos en su trampa, para absorbernos, quemarnos y tocar lo absoluto con nuestra preciada finitud. cambiar mi realidad como creyendo en ese motor inmóvil, que nos aleja del simple determinismo, o complejo determinismo, ese dominó perfecto.

eso que pasa cuando algo imparable choca con algo inamovible.

 

No hablo de cambiar eso, sino más bien, matar al que ya años está aquí

dentro.

 

Me cagaron con mi plano cartesiano, y me infectaron el yo pensante.

 

Es que acaso ese geniecillo maligno me habita? Soy yo, ¿debo crucificarme? Debo atar mi yo pensante a una cruz y someterlo? Donde está el antiguo?  ¿Dónde estoy? Porqué aquí dentro, vivo con tantas mentiras y recuerdos, porqué chucha tengo ese afán qliao de rememorar todas las conversaciones que tengo?  Dónde estoy? Aquí? aHORA? Es que tal vez si cojo esa pistola que amablemente dejaron delante mío, y la pongo adentro de mi boca, tocando esa campanilla, al jalar el gatillo saldrá en lugar de sangre y masa encefálica, una mancha negra como cáncer de pulmón y quedará eso regado en las paredes –como vomito compulsivo de un borracho- que me sostienen de no caer por el espacio, como lo era el pensamiento de antes de colón al llegar al fin del mundo?

Tal vez si siga escribiendo pueda dar con esa respuesta, está la respuesta en caracteres o en un apretón? Está la solución ahí, tan cerca y tan lejos?

yo a fin de cuentas, no he perdido a nadie, pero han perdido, en este lugar oscuro, donde no llega la luz del sol, la flor se marchita y entre gritos de auxilio y agonía, con el metal atosigándome las entrañas, es que debo seguir, pero no para luchar por algo, pues en su realidad, palada tras palada cada día estoy más lejos. a ti te hablo.

Tal vez sea eso justo lo que necesite, pero no.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

un poco de aquí, de allá....

un poco de aquí, de allá....

Baby shower

Paseando en el súper mercado por ir a comprar un agua mineral, al pasar por la parte de pañales y cosas para bebé, me acordé que mi amigo Erick va a celebrar un baby shower, su hijo nacerá dentro de las próximas semanas y no he tenido tiempo de verle un buen regalo. Y es hoy en la noche,  mi falta de tiempo me obliga a comprarle lo único que se me ocurre que puede servir, pañales para recién nacido. Vi el precio y pensé “le compraré un par de estos nomás”. Haciendo la fila en la caja, vi unos chocolates que le podrían gustar a la mujer (mi mujer), así que los metí al carrito. Llego a la caja y al pasar los pañales por la registradora, sorpresa mía es que cada paquete valía más de $4000 pesos,  oh demonios!, ¿cómo es eso posible? si vi que valían cerca de 2 mil, la cajera se río de mi expresión y palidez, supo de inmediato que no los compraría, los devolví a su lugar y me fijo que estaban cambiados los precios, y eso valía el shampú de abajo. Mi mujer espera un hijo mío, tiene sólo dos meses, me quedé parado mirando los pañales, pero en realidad no los miraba, luego de unos minutos salí de ese estado catatónico, tomé un paquete y los compré igualmente, sin los chocolates, oh demonios!, tengo que conseguir trabajo. 

 

Sin decir palabra alguna.

me pongo las pantuflas con forma de arañas juguetonas que me dieron para navidad, pongo a hervir la tetera y salgo a comprar cigarrillos. El dueño de la botillería me conoce bastante bien, o al menos mis gustos, cuando llego a la caja ya tiene los cigarros listos y 10 pesos, le doy los mil y me voy a esa fría y solitaria casa, a fumar y beber café cortado, sin decir palabra alguna.

 

Debería.

Me gusta estar en la Universidad, ahí he hecho muy buenos amigos, tiene amplios espacios y zonas verdes, para estar leyendo o en su defecto, beber unas cuantas cervezas luego de salir de clases, es como la gran diferencia que hay con el colegio. ¿por qué la estoy pagando? si los amigos son gratis, las cervezas y los libros los compro aparte  y prácticamente entro a dar las pruebas solamente. Sí, debería ser gratis.

 

Crecimiento

 

Si quieren una historia, basta con que le pregunten a los abuelitos de la calle, esos que están por franklin, los de santa rosa o en vicuña mackenna, pidiendo limosnas, qué fueron cuando jovenes. Una vez lo hice, al lado del persa bío-bío y me dijo: yo conducía tranvías, por allá por los 50s, justo por aquí.

Miré el suelo y vi los rieles apenas visibles por el concreto, traté de mirar el cielo para poner cara pensativa, pero un gran edificio me lo impidió. Están baratos los departamentos, tal vez compraré uno.

 

un día cualquiera

me senté a cagar, prendí el cigarro, le di una buena calada y oh, placer de dioses, pero la cosa estaba díficil, tanto que cerré los ojos por la fuerza, fue una lucha a muerte, meditación y concentración, pero se ganaba, justo en eso, abro los ojos, y veo el cono del confort pelado, uff, una sensación de desolación y frío se apoderó de mi, un "conchetumadre" pasó por mi alma como un grito ahogado, desde antes de entrar a ese baño ya había perdido.

 


Corte

cortándome el pelo, me dejé el manso pelón, y como deseé apretar ctrl+z para evitar eso.... luego de meditarlo un poco, me di cuenta que soy terrible ñoño, así que salí al patio en pelota, casé un jabalí y me lo comí ahí mismo, para sentirme más humano.

 


Guatonas qliás

 

guatonas qliás...

-------------------------

 

BIGTIME

Te toman por la fuerza, sujetan tus manos firmemente, te golpean fuerte, te escupen en la cara, y se ríen, te desgarran la ropa, esa que tu madre tejió con esfuerzo, la insultan una y otra vez, y a su madre, y a la madre de ella. Mientras se bajan los pantalones se burlan de todos los sueños que tu padre dejó de lado por ti, de los desvelos de la madre y te rompen la nariz. Te introducen el pene sin cuidado alguno, y mientras ellos chillan como bestias en tanto que tu con la mirada vacía escapas recordando cuando eras joven y suplicas que todo termine en lo que yace tu cuerpo inerte moviéndose al compás de ellos. 
Ya nada te importa.
Escupen su semen dentro de ti, se quedan quietos unos instantes y luego se marchan.
Al final del día, llegas a casa en tu auto, prendes tu plasma para ver las noticias deportivas, ves SQP, te retiras a tu cuarto, enciendes el escaldasono y te acuestas para mañana levantarte a trabajar denuevo.

 

Puras Weas

todo el día diciendo puras weas, para finalizar, una cerveza tan helada, que al momento de abrirla, se congela la espuma, y ahí, en ese momento de goze indescriptible, lo único de lo que puedes hablar, es de la persona que amas. Aparte de la mierda que le echas a los políticos, la sociedad y al capital. 

Una gran obra

primer acto: yo yendo a la cocina para hacerme un té con un pan, para seguir con el arduo estudio

segundo acto : yo abriendo el refrigerador y ver muchas latas de cerveza

tercer acto, yo tomando cerveza y viendo videos del youtube

como se llama la obra??

"FUCK THIS SHIT, IM GONNA BE A STRIPPER!!"

¿Qué estás pensando?

mmmm estoy pensando en robar un banco, vender drogas, en asesinar a un par de personas, en incendiar un par de lugares, en que no quiero ir a clases, en que mi futuro se está vertiginosamente determinando, en que algo dentro de mi está muriendo, agoniza, y por ende, pide auxilio, pide la indeterminación (metafísicamente hablando) 
en que ya no necesito una máquina del tiempo, necesito un arma, en que los libros estan muy caros, y no quiero leer, no quiero escribir, no quiero traducir, no quiero ver, me faltan cigarros, me faltan pulmones, en el movimiento como relativismo universal, velocidad y profundidades, y por sobre todo, en no quiero pensar. y el feisbuk es entero sapo. piñera chupalo

abandono y oscuridad - Destello

abandono y oscuridad - Destello

Apenas cerré los ojos, sentí un viento, y estaba frío. Mecía mis cabellos y agitaba mi ropa. El aire es puro, demasiado. Igualmente alcé los brazos, como abrazando a la eternidad e infinitud que me manoseaba, y cuando me prestaba a dar un paso, sentí una extraña sensación conocida pero deformada: era miedo. De inmediato abrí los ojos para poder enfrentar a ese demonio que me laceraba con su ferviente y  asesina mirada, para devolvérsela desafiante, más no pude creer lo que vi. ¿En dónde está esa criatura? El ocaso perfectamente bello era lo que me abrazaba, un cielo absolutamente anaranjado por el color del  sol en retirada. El suelo estaba revestido en nubes densas y la brisa era perfecta, aunque algo pervertida, pues me susurraba y hurgaba; mas yo me dejaba tal cual niña amedrentada y deseosa, vestida provocativamente en un callejón oscuro. Pero de pronto, el miedo me zamarreó fuertemente. Sentía cómo el color se me iba del cuerpo y empezaba a latir mi corazón al tiempo que me faltaba la respiración. Era… era... el peligro llegado, y por mirar mis pies, vi al demonio, no era otro más que el abismo. Ahí, a pocos centímetros de mis pies. Al verlo, todo dentro de mí se detuvo, congeló y paralizó por unos breves segundos. Sin embargo, las nubes abajo se movían, y el viento chirriaba y se lamentaba. Era el cantar del demonio, que estaba feliz y furioso, así como las sirenas atraían a los marineros, yo sentí un fuerte magnetismo hacia el vacío, pero no seducido ni hipnotizado. Temblando, con la vista borrosa, di un paso hacia atrás como tratando de huir…

 

Ya no puedo pensar, ya no es tan fácil los “había una vez”. Mi concentración ha sido destruida. Puedo enhebrar una idea, pero no desarrollarla. Aquella musa que me visitaba ahora es una vieja asquerosa, gorda repugnante, que no inspira más que asco, tanto que no mi di cuenta del momento exacto en que la dejé de ver. Aunque fue un alivio, no puedo evitar sentir ahora cierta sensación de duelo y tristeza al pensar lo bien que nos la pasábamos, esos abrazos y besos, miradas y nerviosismo, susurros y suaves mordiscos, esas noches de placer y sudor, en que hacíamos el amor por un tiempo indescifrable, para acabar con un punto final, una imagen y un título. Ahora esas ideas no sólo son desarrolladas. Por lo menos, antes podían morir, pero ahora no sólo son el flash de una cámara, sino que son el recuerdo de un flash en una cámara que nunca ha existido. Antes de brillar, se pierden en la oscuridad del olvido; es como si viajasen tan rápido que mueren antes de su propia concepción. Mi abismo interno se tragó el vórtice y la vorticidad.

¿En dónde están esos asesinatos? ¿En dónde están esas revoluciones? ¿En dónde están esas peleas? ¿En dónde están esos amoríos, descripciones, diálogos y ambientaciones?     

... Milímetro a milímetro que me alejaba de aquél demonio, recuperaba más la cordura, pero no pude terminar aquél paso hacia atrás. Algo me detuvo. Algo pisé. Con algo choqué. Cuando me volví a mirar qué atrocidad me esperaba quizás desde cuándo, mi sorpresa no pudo ser más grande: era yo mismo. Flaco, pálido, con lágrimas en el rostro, las piernas y los brazos cortados y sangrando,  me miraba y, al verme, podía volver a sentir cómo fluía esa sangre tibia, esas heridas que dolían con el viento. Perplejo me miré por un instante, pero esa versión de mí dio un paso hacia atrás, y al tiempo que lo hizo, no pudo terminarlo, porque chocó con algo. Era yo de nuevo, traído de otro tiempo, gordo, con mucha barba y el pelo muy corto. Otro más apareció: yo con las muletas y el pie quebrado. Y apareció otro: flaco, de pelo largo, muy muy flaco, con los ojos saltones, y otro surgió: era yo cuando estaba en el liceo -pelo corto, delgado y afeitado- y el último yo con el pelo largo y rubioblanco. Ahí quedé mirándolos. Todos me miraban a mí, me rodeaban. Sentí el viento en la nuca. No tuve tiempo de decir palabra alguna, cuando todos ellos dieron un paso al frente, haciéndome retroceder y perder el equilibrio. De nuevo me paralicé, y apareció el sudor frío, la vista borrosa y el sonido del viento que me gritaba en los oídos, una sensación increíblemente fuerte de succión me embargó, y todos ellos se elevaron rápidamente, desapareciendo en una fracción de segundo. Todo se volvió negro.-

 

 

-----------------------------------------------------------------------------------

N. A. este maricón qliao del soto me editó la weá de redacción

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

puta mmmm no, necesito un buen título

puta mmmm no, necesito un buen título

Hoy he ganado un cuadro de honor al ser el enfermero que ha trabajado más tiempo en este sitio, todos se retiran en las primeras semanas, temen perder el juicio, temen por su cordura, temen nunca poder salir. Todos cometen un garrafal error, se nos advierte desde el momento de cruzar el umbral que separa los mundos cósmicos del pensamiento humano, que no se les debe poner atención a los pacientes, ignorarlos, quizás yo soy el más apto para poder cumplir ese labor, mi sordera nunca en ningún lugar me ha sido de tanta utilidad como lo ha sido aquí.

¿Quieres tener súper poderes?

¿Qué clase de súper poderes?

Controlar la vida, traspasar las murallas y hacerse invisible, dentro de otras cosas.

Sí, pero, ¿cómo hacerlo?

No se puede hacerlo sin morir, pero eso no significa que te mueras.

¿Cómo?

El tiempo es único para todos.
¿Te has preguntado amigo mío, que si el tiempo se debe dar en el espacio, es posible que exista espacio dentro del tiempo mismo?

No te entiendo.

Mira, el presente está constituido por un ahora, necesariamente seguido y reemplazado por un ahora en potencia, ¿cierto?

Cierto.

Si esos dos ahoras, estarían pegados, no serían dos, sino uno, cosa que no puede darse porque de lo contrario el tiempo no avanzaría, es decir, están separados, y cuando un ahora termina y empieza el otro se produce un espacio, porque no puede producirse un vacío, ya que el ahora en potencia no podría ni siquiera estar en potencia de sí mismo.
El ahora que terminó no desaparece, sino que más bien se transforma en un “fue” o un “era”.
Tú al morir, creas una interrupción entre el tiempo y tu ser, pero no el espacio dentro del tiempo, sólo cancelas el ahora en potencia. Y quedas suspendido en el espacio producido esperando por el resto de la eternidad un ahora que nunca llegará, pero nosotros, que sabemos esto, podemos una vez estando suspendidos.

Ahí estimado, es en donde está la muerte

¿La muerte? Interesante.

Já, tráela, déjame verla,

Tendremos toda una eternidad para hablar con ella.

¿y qué más da?


Es que, no quiero estar solo.

Pero si siempre has estado solo

Y con quien converso entonces? Y con quien converso entonces?
Y con quien converso entonces?
Y con quien converso entonces?
Y con quien converso entonces?
Y con quien converso entonces?
Y con quien converso entonces?
Y con quien converso entonces?
Y con quien converso entonces?

Mientras tanto, en el mismo universo, una conversación extraterrestre se erguía:

KMcnpac122nj234231odjskan-dijo uno con voz pensativa y mirando hacia el horizonte.

Lkajcnanpoackncsua?

Ñakmcap`cmao`cm…

- terminaron llorando, se dieron la mano y cada uno se fue para su lskx7)]+`jrt.-

El enfermero pasó por al lado de un paciente, le quitó las manos de entre las bolas, le tomó la presión y se marchó.

Y si te mato ahora?

mmmm.. Interesante

Te la quitaron?

Si, si, pero ya pasará.

Como?

Yo no estaré

Y con quien converso entonces?
Y con quien converso entonces?
Y con quien converso entonces?
Y con quien converso entonces?
Y con quien conver… - un balazo, un gato atropellado, un perro cagando, una puta follando, un político ganador, unas lagrimas, la muerte de una estrella, el nacimiento de un agujero negro, dos negros corriendo, un policía aforrando, un sacowea escribiendo, unas risas, un doctor vomitando, hormigas trabajando, el timbre de una casa, el peo de un ratón, un cigarro que se prende, un par de gritos, un vagabundo con frío, un taxista ebrio, un pes comiéndose a otro, un amigo que se suicida, Gordon Shumway llega de sus vacaciones a melmac, un camaleón que se fondea, una anciana durmiendo, una casa quemándose, un avión cayéndose, un barco hundiéndose, un payaso llorando, el que se desangra en la tina, el que se atraganta, el mudo que pierde sus brazos… so entonces?

 

 

Pero todavía no me explicas bien el espacio dentro del tiempo.

 

Mmm… Interesante… Pues bien, veamos, esta conversación misma, es como el tiempo, viaja a través del espacio, porque los ruidos que hacemos, se crean, avanzan, se dilatan, se reciben y luego desaparecen, cierto?

 

Cierto

 

Si esta conversación fuese escrita, ocurriría lo mismo, se garabatean las letras, o dibujos, entre cada palabra hay espacio, para diferenciarlas y ordenarlas, luego tu las miras, las reconoces y luego avanzas hacia la otra, puedes ver las palabras que están adelante y las que están atrás, así como la conversación misma que queda en algún lugar de tu cerebro, sólo que aquí me escuchas con tus ojos.

Entonces, es fácil poder moverse en el espacio, y hay tantas posibilidades de hacerlo como el espacio lo permita, sólo que no sabemos las alternativas, he ahí el primer paso para lo que son los súper poderes. Pero en realidad, los súper poderes no existen, nosotros somos los súper limitados.

 

Eso es fácil, pero todavía no entiendo el espacio dentro del tiempo, si el tiempo es el que está dentro del espacio, quizás los estés confundiendo al verlos tan unidos…

 

Yo no te he dicho que no halla tiempo dentro del espacio, sólo te digo, que están tan íntimamente relacionados, que saber diferenciarlos es el real poder.

 

 

Mmm… Interesante…

 

y si nos tomamos un trago? Vamos a un bar?

 

Para qué ir a uno, si ya estamos en uno? Que no te das cuenta?

 

Ah si ah? Y porqué no escupes fuego entonces?

 

Y si te mato?

 

Te quedarías solo.

 

Pero si ya estoy solo

 

Y con quien converso entonces?

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres