Blogia
Qui potest capere, capiat

El último cigarro.(LISTO)

El último cigarro.(LISTO)

En toda mi vida, nunca pensé que yo haría una atrocidad semejante como lo que voy a hacer ahora, pero a pesar de estar consciente y que no quiero hacerlo, lo voy a hacer, porque no tengo otro remedio.

 

 

Todo me ha salido mal, terminé con mi novia, fue un terrible episodio imprevisto,  la pasábamos muy bien, aún recuerdo esos días en que  viajábamos interminables viajes en bus, llenos de gente anciana y mal oliente, con sus miradas vacías y sonrisas desdentadas, sus rostros marchitos por el sol y los años de ingratos sacrificios, viajan para juntarse con sus familiares, con sus numerosos bolsos, esos viajes de 10 horas, en que nos besábamos y acariciábamos durante largo tiempo, mientras que ahora, desde las profundidades de mi habitación a oscuras, veo con la luz anaranjada del alumbrado público que se cuela por entre las persianas, el cuadro entre las neblinas de mi cigarro, la foto de nosotros dos abrazándonos. Díantres, las eh cagado con haberle dicho tales sandeces.

Toda esa discusión empezó por la perdida de mi hijo, sí, estaba  embarazada la muy...,a pesar de haberme dicho que se estaba cuidando, aunque me arrepiento de la que la obligué a hacer, no veo otra salida a eso, cuando me enteré de que ella estaba embarazada por un Test. de embarazo que vi salir de la bolsa de basura cuando ésta se me rompió por tratar de echarla al contenedor, me irrité mucho, la insulté, le dije “maraca de circo”, le hice ver lo deleznable de su inteligencia, que no servía para nada un hijo a ésta edad y ella tampoco.

Fue tanto lo que la molesté, que un día lluvioso, en que hacía mucho frío, ella me lo contó, con expresión de desolación y una profunda tristeza reflejada en sus ojos brillantes, en realidad, ella estaba ida en ese instante, no reaccionaba ante mis interrogantes, yo no me imaginaba lo que había pasado, ella sólo me dijo esto:

 “Aborté” .-se dio media vuelta y luego se fue para nunca volver.

 No contestaba el celular, se cambió de nuestro departamento y siempre que la llamé a casa de su madre me decían que no estaba. Pero sólo entonces entendí, que ella si quería a ese bebé, en el momento de que encontré debajo de la cama, una caja con una nota que decía: “FELICIDADES AMOR, VAS A SER PAPÁ” junto con un trajecito pequeñito de ropa de dormir para bebé de color celeste…

 Un amargo sabor apareció en mi boca en ese instante, amargo sabor que hasta ahora tengo.

Asesiné a mi propio hijo.

Fue entonces cuando se me vino el mundo encima, me sentí tan solo que no podía aguantar regresar a ese infierno de soledad de cuatro paredes, agobiado por los recuerdos, atosigado por los sueños fabulosos en que soy un exitoso padre de familia felizmente casado, pero cuando despierto y al mirar al lado, no veo mas que una fría almohada, por lo que, decidido a terminar con el calvario, compré una cajetilla de 20 cigarros, y cuando fume el último, ese también será mi último halito de existencia.

 Así pasaron los días, cada vez más miserables, cada vez que me fumaba un cigarro, un temor invadía mi cuerpo, ya que yo mismo estaba haciendo funcionar el contador funesto, pero era menester, ya que como dicen por ahí “pensar en el suicidio ayuda a sobrellevar mas de una mala noche”.

 

   Antes de que todo el mundo se enterase de la perdida de mi hijo, me seguían felicitando algunos, como por ejemplo mi jefe:”Buen trabajo Seba, serás papá, yo que ya lo soy te digo, es una experiencia muy grata, el sentirse querido por alguien que es completamente tuyo, bueno que al principio con todo eso de los llantos y de que hay que cambiarlos mínimo por cada una vez que comieron al día y que…” .-  y siguió hablando, la ira que en mi floreció, me impidió seguirlo escuchando, solo veía su rostro moviéndose como una especie de títere mal trecho mascullando palabras sin sonidos, mis compañeros entendían lo que yo sentía porque ellos sabían lo que había pasado, por eso tenían esa cara de expectantes asustadizos, no sabían que iba a pasar, sin embargo, se quedaron callados escuchando; cuando mi jefe alcanzó a decir “¿y están pensando darle un hermanito?”.-  segundos después me dolía la mano, mi jefe estaba tirado en el suelo con la cara ensangrentada y diciendo quizás qué cosas, creo que me decía que estaba despedido, lo que me dejaba indiferente, pues yo no pensaba volver.

 

Ese fue mi cigarro numero 10.

 

 

Así estuve durante 2 meses, viviendo de mis ahorros, en que tenía que hacer malabarismos con el dinero para que me alcanzara para pagar las deudas y para comer, incluso o alcanzaba para mí o para mi gata Canela, por lo que muchas veces pasé hambre, ya que el pobre animal no tenía la culpa de que su amo sea un miserable fracasado, mas encima la gata estaba a punto de dar a luz, como si estuviera burlándose de mí.

 Tiene que haber sido ese tétrico gato de la vieja ciega de enfrente, que tenía una placa colgando de su collar para pulgas que decía “don Efraín”, asqueroso gato, cuando le ponga las manos encima…

El refrigerador está vacío, ya no quiero ir a donde se puso la feria, para ver si encuentro algo que sirve para calmar el hambre lo suficiente para dormir, la ultima vez encontré un apio pisoteado, y como no tenía con que aliñarlo me lo comí de un solo mordisco. No pude dormir en tres días por el dolor de estomago…

Por fin, encontré algo de comida, era un pan a medio comer que un vagabundo había dejado mientras conversaba con otro desposeído, tan distraído y tan sabroso que se veía ese pan con jamón y queso, que de no haberme robado el pan, no habría podido dormir unos cuantos días por el arrepentimiento. Comí y luego fumé mi cigarro numero 15.

 

 

5 gatitos tuvo la gata cachimba, representaban la esencia de todo lo mal que ahora lo estoy pasando, eran todos roñosos y tétricos como don Efraín, eran negros con la cola rayada, mugroso gato. Perdí el control, agarré los gatitos, y con una furia enorme, los arrojé desde el balcón de mi departamento en el 17vo piso.

 Horrorizado observé al pequeño que me quedaba en la mano, gimoteando, llamando a su madre, mientras que ésta, estaba detrás de mí  viendo aquel delirante acto, la gata parecía tener los ojos mas grandes que de costumbre, miraba a su cachorro y luego a mí, daba maullidos casi desesperados, para que le devolviera su último gato, miré hacía el suelo y vi unas manchitas rojas estampadas en el asfalto, fue entonces cuando sin motivo alguno, dejé caer ese gatito, que a pesar de su corta edad, con sus pequeñas garritas trató de aferrarse a mi mano, pero fue inútil, la gata al ver esto, en un acto heroico, salta para atrapar a su gatito en el aire, cosa que logra, pero eso no cambió el hecho de que ambos se precipitaran 17 pisos…Impactado me fumé el cigarro numero 18.

Como una semana después de eso, me cortan la luz del departamento, quedé completamente a oscuras, solo, sin ningún sonido más que el de mi respiración.

Recuerdo aquellos momentos en que estaba con mi novia, jugueteando desnudos por debajo de las sabanas, riendo excitados, en una ocasión, estábamos en mi balcón cuando de repente mi novia se quita el camisón para dormir, quedó completamente desnuda, observándome con una tierna mirada de niña inocente, yo me quité la ropa tan torpemente, que se me cayó a la calle. Ahí, con la luz de la luna, hicimos el amor de una manera bestial, gritamos con todo lo que nos daba la garganta, ella con su vientre, que salió reina de la primavera que a mi  me gustó mucho, era perfecto del cual yo estaba abrazándola y arrebatándole el único punto virgen que le quedaba de su cuerpecito de niña de 19 años de un solo vaivén.

Al otro día tenía a aguantar a las viejas copuchentas que chismoseaban lo ocurrido a noche, los más jóvenes se reían a nuestras espaldas, una anciana se me acercó y me dijo:

Degenerado, sin vergüenza, pervertido.-y otras cosas que significaban lo mismo.

Bueno y?, lo dices porque te mueres de ganas, vieja envidiosa.- le dije mientras que todos los que estaban alrededor estallaron en risas, la anciana no tuvo mas remedio que mandarse cambiar murmurando insultos.

 

 

Todo es culpa mía, sin nada que comer, no quise salir a buscar trabajo, voy a comprar comida con la plata que me quedó después de empeñar una Biblia que me dio mi mamá para mi primera comunión. Ahora recuerdo todos esos días felices de mi infancia, de cuando iba a la iglesia con mi madre, que tanto me quería, de cuando jugaba a la pelota con mis amigos, pero lamentablemente todo eso se acabó, mi penosa situación es detestable, no puedo creer como es que di a parar a este escenario, cada día añoro más saltar del balcón.

No tengo nada que hacer en ese inmundo departamento, que me trae recuerdos unos tras otro.

En ese departamento me espera mi novia que ahora es mi mujer y mi hijo que ve el televisor, se ríe de los comerciales, cuando estos terminan cambia de canal, hasta pillar uno en que estén dando comerciales, y ahí se queda, mirando con una fascinación inocente esos anuncios de JUMBO y otros, ve los trailers de las películas infantiles, apenas entro, mi mujer me recibe con un beso apasionado, y mi hijo corre a saludarme justo cuando atravieso el umbral, se aferra a mi pierna y espera que lo tome en brazos, luego mi mujer con un tierno tono nos dice “niños, está lista la cena”.-Acto seguido el niño se duerme y hacemos el amor con mi mujer a escondidas, yo le tapo la boca a ella y ella a mi…

Aún recuerdo sus primeras palabras, “papito, no te mueras nunca”, prueba irrefutable de que le gustaban mucho los comerciales.

 

 

Con el pelo disparatado, nos fumamos un cigarro a medias, ella se levanta y pone la cinta de un paseo que hicimos el año pasado, en donde grabamos al niño haciendo castillos de arena, este se pone a llorar porque le quedan muy feos, entonces yo, el padre amoroso, voy y aplico todo mi conocimiento de arquitecto, armamos un esplendido castillo, el cual al final terminamos destruyendo, para que después nadie se gane ahí y se jacte de haberlo construido.

Luego de mirar la cajetilla de cigarros, vi que me quedaba uno; casi como por una especie de flash, se corta la luz, apenas me recupero del cambio abrupto, puedo volver a ver por entre los rayitos de las persianas.

La luz nunca se cortó, la tele nunca se prendió, voy a la cocina y veo que efectivamente, hay tres platos, sólo el plato mío esta vació, el resto tiene comida, que yo creo lleva mas de un mes acumulándose, está todo lleno de moscas y gusanos. No soporto el olor, por lo que me apresuro a mi balcón, y para de alguna forma ventilarlo y cambiarlo por algo mas cómodo y menos nauseabundo que el del depto.

 

 

Prendo el cigarro. Luego de un rato de pensar en mas recuerdos, recuerdos sin sonidos, sin olores, solo imágenes, como una especie de ilusiones o mas bien dicho, espejismos, que bailan y  ríen, conversan y comen, sombras de acá para allá.

Veo la cajetilla y no me quedan cigarros.

Un sudor frío recorre mi cuerpo, tembloroso aspiro mi propia vida, pensativo, no resisto la nostalgia, y por primera vez en años, unas lagrimas brotan de estos ojos resecos por la insensibilidad.

No puedo creer lo que voy a hacer ahora, a mi cigarro ya no le queda casi nada, que miedo tengo, porque sé que después no habrá nada. Con resignación le doy el tiro de gracia al cigarrillo, pero igual hay un temor en mi que me hace flaquear, porque sé después no habrá nada, nada mas que un montón de carne esparramada en la vía publica, mis restos quedaran grabados para siempre en los recuerdos de los niños que van al jardín infantil de enfrente, con las bíseras propagadas a un radio de 3 metros, mi cráneo reventado  y las uñas amarillas.

 

 

Listo, se me acabó, o mejor dicho, todo se acabó, voy a terminar mi vida de la misma forma en que apago un cigarro, arrojándolo al suelo y pisándolo. Por fin voy a estar libre, ya no sentiré este sabor amargo que hace que todo sea horrible. Con los ojos cerrados, me pongo de pie en la baranda, y con los brazos extendidos, abrazo la libertad de un viaje en picada. Llegó la hora, paren el mundo, que me quiero bajar.

Hace tanto que quería sentir este aire, un pequeño brinco y veo mi balcón alejarse a una velocidad impresionante...

 

 

 

 

 

Conchetumadre!!!

 

¿Estoy en mi cama, todo era un sueño?, .-Pensó nuestro querido protagonista. .-menos mal,

 Y ve que a su lado está su novia, durmiendo, y a sus pies,  la gata Canela. Se recuesta aliviado de tan mal sueño, y piensa.- lo único bueno de aquel sueño, es que no tenía que levantarme temprano para ir a trabajar.

 "buenas noches" le dice a su novia que duerme como un angelito. Pero inquieto sigue pensando , en lo extraño de este sueño, pues se acuerda muy bien de ese mal sabor de boca, cosa que nunca había sentido en algún sueño, por extraño que sea. Incluso lo recuerda como si lo estuviera sintiendo ahora. Ve una cajetilla de cigarros que está al lado del reloj despertador que marca las 02:58 a.m., le queda el último cigarro, justo en eso la novia se despierta.

Hola mi amor, hazme un favor.- dijo ella más tierna que nunca.

 

 

Lo que quieras.

 

 

Ponme la tetera porfa, mira que no tengo sueño y quiero tomarme una taza de té.

 

 

Bueno.

 

 

Va a prender la cocina, da el gas, pero de pronto algo muy extraño sucede, el chispero no funciona, qué raro.- piensa.

 

 

Amor,  ¿sabes porque el chispero no funciona?

 

 

No, no tengo idea.

 

 

Bueno, será-, y con el frío que hacía se devolvió rápido a la cama.

 

 

¿Qué pasó con el té?-dijo ella somnolienta

 

 

No funciona el chispero, si te dije.

 

 

Se apresta  a fumar, con el frío que le dio el levantarse hasta la cocina, en el momento que toma el último cigarro, lee un papel que estaba debajo de la cajetilla, era la cuenta de la luz, informando que se le iba a cortar la luz por no pago, pero el reloj digital aún marca las 02:59, que raro, por eso que el chispero no funciona, pero ¿porqué el reloj si?.-pensó el joven y apuesto Sebastián.

Amor- dijo mientras la buscaba en la oscuridad, haciendo un esfuerzo por prender el cigarro.

De pronto, mientras hablaba con ella, ésta desaparece, se desvanece como un espejismo al tiempo de que el reloj se apaga, justo en el instante en que prende el cigarro.

 ¿Eso no es olor a gas?...

 

 

…Mierd...

 

 

En las noticias de hoy, gran incendio en departamento, según informes de bomberos, señalan que se debió a una fuga de gas,

Sus vecinos aseguran: "Estaba chiflado", se baraja la hipótesis de suicido. y Luego veremos la increíble noticia de un perrito que salvó a un niño de ser atropellado en la autopista central.

Noticiero de las 06:00.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

2 comentarios

Ale_aeternus -

jaja este lo imprimire
komo la mayoria de los escritos
q tengo tuyos
mñana lo leo
porq tengo los ojos pal piko
c cuida iriarte wn
mañana escribo mi opinion y es q no tengo q leer otro libro pala
U
paresco alqimista wn paso leyendo ywea xD
c despid un ciber amigo xD
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Marianne -

"Un sudor frío recorre mi cuerpo, tembloroso aspiro mi propia vida, pensativo, no resisto la nostalgia, y por primera vez en años, unas lagrimas brotan de estos ojos resecos por la insensibilidad."
Aspiro mi propia vida...

Durísimo el texto!

Todo un Thriller literario, ni más ni menos!

se me acabaron las palabras, y el tiempo.
Adieu
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres